Las emociones en el aprendizaje: el gran reto de la educación en el siglo XXI

Las emociones en el aprendizaje: el gran reto de la educación en el siglo XXI

* El coach internacional Alan Retano Zazueta brindó el taller y conferencia magistral “¿Quiénes son los protagonistas de la educación?” a padres de familia y maestros de CEDI-CEUS cautivando al auditorio con sus anécdotas, su experiencia de vida y sus consejos. “La asertividad es una expresión de fortaleza que surge de una mente serena y un corazón en paz. Las emociones en el aprendizaje juegan un papel fundamental. Ellas facilitan la consolidación de los recuerdos. Aquellas experiencias que están asociadas a una elevada emocionalidad perduran con mayor facilidad en nuestra memoria”, comentó

Culiacán, Sinaloa a marzo de 2019.- La educación del siglo XXI tiene la doble misión de lo académico y lo emocional: de educar la cabeza y el corazón.
La interconexión del intelecto y el espíritu forman la paradoja de una dicotomía indisoluble en el mensaje del coach internacional Alan Retano Zazueta, coordinador de gestión y desarrollo humano de Sistema UNOl (Grupo Santillana), movimiento creado por los expertos en educación más connotados del mundo -conocido como “UNO Internacional”- para ayudar a la escuela a replantear su labor y ofrecer a sus alumnos una educación a la altura de los retos del nuevo siglo.
Antes de abordar los nuevos paradigmas educativos en la Conferencia Magistral para Padres de Familia “¿Quiénes son los protagonistas de la educación?”, Retano Zazueta brindó un taller sobre responsabilidad y asertividad docente al cuerpo magisterial y administrativo de todos los niveles del corporativo CEDI-CEUS.
El Teatro “Oscar Liera” del Seguro Social fue el escenario donde Alan Retano subrayó -ante maestros y padres de familia- que la capacidad para expresar y controlar las emociones es esencial, pero mucho más la habilidad para comprender, interpretar y responder a las emociones de los demás. “La psicología bautizó esta capacidad como Inteligencia Emocional y algunos expertos sostienen que es más importante que el coeficiente intelectual. Regular las emociones durante el proceso enseñanza-aprendizaje, responder de manera apropiada y saber cómo y cuándo son aspectos importantes de la gestión emocional que van inseparablemente interconectados”, advirtió.
Durante su charla el coach compartió ideas sobre cómo mejorar las relaciones interpersonales con la familia, las personas que nos rodean y nosotros mismos. Cautivó, enganchó al auditorio con sus anécdotas, su experiencia de vida y sus consejos. Sostuvo que el tema de la dignificación de la familia es fundamental en estos tiempos, así como la relación entre padres e hijos. Tanto a padres como maestros los invitó a poner en perspectiva el proceso educativo actual y el propio.
“La asertividad es una expresión de fortaleza que surge de una mente serena y un corazón en paz. ¿Cómo lograr esto cuando la situación se ha salido de control? ¿Cuándo el horario de trabajo nos impide dedicarles más tiempo? Afortunadamente hay manera de hacerlo y a pesar de todas estas limitaciones, muchas parejas tienen hijos responsables y felices”, comentó.
“Las emociones en el aprendizaje juegan un papel fundamental. Ellas facilitan la consolidación de los recuerdos. Aquellas experiencias que están asociadas a una elevada emocionalidad perduran con mayor facilidad en nuestra memoria”, puntualizó.
Dijo que la comprensión emocional del profesor le permitirá utilizar la crítica constructiva y su habilidad para sofocar cualquier problema, y lograr relaciones interpersonales positivas en su ambiente educativo.
Quizás recordando el trabajo de los psicólogos Marte Otten y Kai Jonas, de la Universidad de Ámsterdam en Países Bajos, advirtió que en la dinámica emocional, tanto en la escuela como en el hogar, hay personas que alimentan cierta negatividad y fatalismo. Hay situaciones negativas, en ocasiones humillantes, que dejan cicatrices en la persona difíciles de superar.
Durante su disertación cuestionó ¿existen de verdad personas con predisposición a la negatividad? ¿No será que nos falta tolerancia, diálogo y equidad? ¿Cómo no dejarse influenciar por opiniones y/o reacciones negativas? ¿Depende la objetividad del cristal con que se mire? Luego expresó que se debe aprender a gestionar tanto el entusiasmo y la positividad, como el hartazgo, la flojera y la negatividad emocional en el hogar y en la escuela porque la positividad y la negatividad emocional representan una influencia importante en los procesos de aprendizaje.
Licenciado en administración de empresas por el Centro de Estudios Superiores del Estado de Sonora.(CESUES), diplomado en mapas mentales por la Universidad Iberoamericana (UIA) de Puebla, diplomado en diseño de estrategias pedagógicas por el ITESM Campus Puebla y coach de desarrollo humano para diferentes escuelas y facultades de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Retano Zazueta está convencido de que la salud espiritual se alcanza fortaleciendo la inteligencia emocional.
“No absorber las energías negativas de otras personas es una gran habilidad que debemos aprender a desarrollar, a tener experiencia, para poder entender a los demás, pero sin hundirnos, derrumbarnos, agobiarnos, estresarnos o desanimarnos”, recomendó.
Categórico enfatizó: “Las malas amistades las escogemos nosotros, nadie nos las impone. Si sentimos que una persona nos está transmitiendo sus frustraciones, debemos tener la fuerza para limitar nuestra escucha. Escuchar a los demás es maravilloso, pero debemos ser cuidadosos y establecer límites”.
Retano Zazueta laboró como orientador educativo del DIF Municipal en Puebla y fue instructor colaborador de Re-inventa Desarrollo Humano, colaborando con organizaciones como Kraft México y Grupo Lalá. En su experiencia cada persona es responsable de cómo se siente.
“La percepciónn de nosotros mismos es mayor que la percepción que otros tienen de nosotros. No eres una víctima, nadie tiene poder sobre ti. Intenta comprender cómo los pensamientos o expectativas de los otros pueden haber creado en ti una situación de molestia. No son tus deseos o tus perspectivas, son de ellos. Cuando eres responsable de tus pensamientos, te conectas más profundamente contigo mismo y nadie puede quitarte de esta posición”, aseguró.
Alan Retano Zazueta es actualmente coach de desarrollo humano con Uno Internacional en el Proyecto Educación para el Siglo XXI y para Editorial Santillana en México y Centroamérica. Tiene 20 años de experiencia impartiendo entrenamientos de desarrollo humano, liderazgo, team power y team building. Ha dejado huella en Sonora, Sinaloa, Puebla, Baja california, Ciudad de México, Hidalgo y Guerrero, entre otras entidades. Por eso no tiene dudas cuando asegura que la mayoría de nuestros encuentros y relaciones con otras personas problemáticas serán provocaciones a superar. Citando al Dr. Travis Bradberry asegura que felizmente existe la “actitud personal”, que la flexibilidad del cerebro permite moldearlo y cambiarlo mientras practicamos diferentes comportamientos, inclusive si fracasamos. Para ser más explícito durante su exposición compartió algunos videos explcativos.
Reconoció que existen personas, incluso docentes, que pueden ser tóxicos, desgastantes, y que contagian su negatividad por lo que cada persona debe protegerse contra las energías negativas, para aprender a amarse a uno mismo porque todos somos dignos de la felicidad y la paz. Todo esto es esencial, apuntó, para formar a través de un proceso con inteligencia emocional a estudiantes críticos y constructivos a través de su propia experiencia y habilidades.

La asertividad es una expresión de fortaleza que surge de una mente serena y un corazón en paz, dijo Alan Retano Zazueta

Screenshot_131
Screenshot_134
Screenshot_133
Screenshot_132
Screenshot_135
Screenshot_136
Screenshot_137
Screenshot_139
Screenshot_138
Screenshot_140

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *